De chatarra a novedad

Con motivo de la Techno Classica de Essen, Porsche Classic ha dado a conocer un restaurado 911 2.5 S/T con una historia llena de automovilismo «pata negra». Se trata del coche ganador del Grupo 3 en Le Mans 1972, y ha sido literalmente recuperado de las cenizas por los expertos de Porsche Classic. Una labor que ha supuesto dos años de trabajo.

El 911 2.5 S/T fue desarrollado para uso deportivo en el grupo 3 (vehículos GT de serie). Eran una versión modificada del 911 2.4 S Coupé para circuitos como la Targa Florio o Le Mans, así como para competir en rally. Costaban 19.000 marcos más, fruto de las modificaciones que dictaba el reglamento oficial de la época.

La restauración en sí planteó un verdadero desafío, sobre todo por el lamentable estado de la carrocería. Los expertos no tardaron en descubrir que había sufrido un accidente y que había sido reparado de manera poco profesional. Además de la deformación del túnel de transmisión y de los travesaños laterales, la corrosión había causado estragos, sobre todo a los pasos de rueda, el citado túnel y el techo.

Éste no tenía arreglo, lo que sugiere que niños lo habían utilizado como un compañero de juegos durante un período considerable de tiempo. En consecuencia, las reparaciones supusieron una compleja labor que incluyeron la restauración a mano de diversos componentes. Y, entre otros recibió un nuevo techo y un nuevo fondo de tanque.

Una vez concluida la extensa labor de restauración metálica, el 911 2.5 S / T fue revestido de pintura por inmersión catódica (CDP), para protegerlo a largo plazo contra la corrosión de acuerdo con los más elevados estándares tecnológicos de serie. Finalmente, se sometió a la carrocería a un proceso de pintado con la tonalidad amarilla original (código 117).